Notas de 18 cosas que saber sobre Calabria

Si le dices a un italiano de cualquier otra parte del país que vas a ir a Calabria, la primera pregunta que te hace es ¿por qué? y, sin saber mucho entonces sobre la región, mi respuesta fue sólo porque sí, no tenía más razones que ésta y la confirmación de que durante unos meses había conseguido una beca para hacer unas prácticas allí.

Así que con un porque sí pasé un tiempo de mi vida en Calabria, una de las zonas de Europa occidental que me parece aún hoy de las más desconocidas, por eso me he decidido bastantes años después a hacer una lista de lo que creo que debería saber la gente antes de ir hasta allí, para que tengan más razones de las que yo tuve en su día.

Aunque en realidad lo bueno de mi experiencia en el sur de Italia fue que, desde el momento en el que llegué al aeropuerto de Lamezia Terme, todos los días traían nuevas sorpresas y descubrimientos.

 

  1. La región de Calabria es la región más al sur de la península italiana, ocupa la punta de la bota y está prácticamente rodeada por mar, excepto por el norte, en donde se une con la región de Basilicata. Se encuentra a un paso de Sicilia, ambas orillas están separadas por el estrecho de Messina y, en días claros, desde los puntos más al sur se puede ver la isla, a veces incluso también la silueta del Etna.

 

  1. Calabria no es una región de ciudades grandes, la mayor y también más al sur es Reggio Calabria, cuyo paseo marítimo se abre al estrecho, pero que en cambio no es su capital. La capital es Catanzaro, más al norte y una ciudad cuyo nombre significa “la ciudad de los dos mares”, el Jónico y el Tirreno, porque se halla en el punto más estrecho de la punta de la bota. Vibo Valentia, una ciudad que todavía lleva un nombre romano, es el lugar en el que yo viví, pero también hay otras: Cosenza, Crotone, donde Pitágoras fundó su escuela, Rossano,…

Paseo marítimo de Reggio Calabria Vibo Valentia


 

  1. Ciudades que no tienen la fama de las ciudades del norte, lo que hace que en comparación con el centro y el norte del país, te encuentres muy pocos turistas, sobre todo si vas durante los meses de otoño e invierno, que fueron los que yo estuve allí aunque no lo pareciese. Muchas veces son incluso los mismos calabreses los que te preguntan qué estás haciendo por allí, en esas conversaciones llenas de curiosidad que sólo te encuentras en los lugares pequeños o en los que no visita nadie.

 

  1. Pero la verdad es que en Calabria vi una de las costas más bonitas del Mediterráneo, no una costa suave y tranquila sino una llena de acantilados y desniveles de terreno y sobre todo no estropeada por la urbanización. El color del mar en lugares como Capo Vaticano es de unos tonos que se hacen inolvidables.

La costa calabresa


 

  1. Puede que dos de sus pueblos más bonitos sean dos lugares costeros: Tropea y Pizzo. A esa zona de la costa se la llama la Costa de los Dioses por algo, ambas localidades se levantan sobre los acantilados del golfo de Santa Eufemia, frente a Tropea se alza el promontorio en el que se encuentra el monasterio de Santa Maria dell’ Isola, rodeado por el mar. En Pizzo, el castillo aragonés del siglo XVI y la iglesia excavada en la roca de Piedigrotta.

Tropea calabria


 

  1. Pero Calabria no es sólo mar, lo que cabría esperarse de una zona con tantos kilómetros de costa y de playas, es mucha montaña ya que allí se termina la última extensión hacia el sur de los Apeninos. Ese contraste entre el mundo mediterráneo costero y el frío de las montañas del interior, creo que es una de las cosas que determinan también la identidad de la región y me parece que es algo que también ha influido en la personalidad de sus habitantes.

 

  1. Los grandes desniveles del terreno que Calabria tiene una vez abandonas su costa, han dejado paisajes espectaculares y dramáticos, y que la región tenga hoy en día tres parques naturales –Aspromonte, La Sila y Pollino, no es casualidad.

 

  1. Calabria siempre ha tenido una cierta reputación, la de ser una región algo salvaje, algo oscura e incontrolable, un lugar violento y misterioso. Los viajeros que llegaban a Italia en el Grand Tour no bajaban más allá de Nápoles, a veces alguien se aventuraba hasta el templo de Paestum pero no llegaban más lejos, el sur verdadero parecía una zona turbulenta maldecida con terremotos, malaria, bandidos y pocas carreteras. Así la muestran algunos escritores de viaje como George Gissing o Norman Douglas.

 

  1. Puede que por culpa de esa fama o porque Calabria, desde el norte o el centro del país, casi parece el fin del mundo, un extremo lejano físico y mental, Mussolini envió hasta allí al exilio al escritor Cesare Pavese por actividades antifascistas. En concreto, al pueblo de Brancaleone.

 

  1. Es verdad que es una zona castigada por los temblores de tierra, en los meses que estuve allí, sentada un día en la cocina, la tierra tembló durante unos segundos, fue como esos momentos en los que pierdo el equilibrio y el suelo bajo mis pies parece inseguro, no se repitió. Todo el paisaje de la región está marcado por los terremotos, como un recordatorio del poder de las fuerzas de la naturaleza. La misma Reggio fue completamente reconstruida tras un temblor de tierra que la azotó en 1908, aunque el peor de todos ocurrió en febrero de 1783 y continuó con varias réplicas durante casi mes y medio.

viajar a calabria


 

  1. Los calabreses son amables, curiosos con aquellos que no parecen de la zona – a mí me llegaron a decir varias veces que no parecía una calabresa, no quise preguntar qué entendían por eso-. Pero también muy reservados, como si ese vivir hacia la montaña, hacia el interior, se les hubiese contagiado en el alma. Hay calabreses famosos como Gianni y Donatella Versace, que nacieron en Reggio Calabria, y otros que no lo son pero que llevan la sangre calabresa de la emigración, como Ernesto Sabato, Gay Talese, Mauricio Macri…

 

  1. Quizás esa reserva tenga algo que ver también con la presencia constante de la mafia, si bien la Camorra napolitana o la Cosa Nostra siciliana son bien conocidas en todo el mundo y retratadas en películas y libros de éxito, la ‘Ndrangheta calabresa no lo es tanto, aunque sea igual o más poderosa que las otras dos. En 2014, el papa Francisco visitó la región y llevó a cabo una condena pública de la organización, todos sus miembros fueron directamente excomulgados.

 

  1. Y es que la religión es algo siempre constante en toda Calabria, en el calendario y sus festividades, en que el Padre Pio de Pietrelcina, ese monje capuchino que mostraba los estigmas de Cristo en sus manos, se encuentre por todas partes, en una estatua al girar una carretera, en una pegatina pegada en la ventana de un coche… En que la ciudad costera de Paula sea también calabresa y allí naciese San Francisco, o que en Serra San Bruno muriese en su cartuja rodeada del silencio y la paz de los abetos el mismo San Bruno, el fundador de los monjes cartujos.

 

  1. Aunque también queda por todas parte algo del paganismo y de los mitos antiguos. En Tropea, la historia y los mitos se mezclan, cuentan que fue fundada por el mismo Hércules. El pequeño pueblo de Scilla lleva el nombre del monstruo que, junto a Caribdis, en el otro lado, controlaban según los mitos clásicos el estrecho de Messina.

scilla calabria


 

  1. La región calabresa es una mezcla de muchos pueblos que de alguna manera o de otra se encontraron allí, tiene una personalidad diferente a la de Italia del norte, su pasado está hecho de vestigios griegos, éstos crearon lo que se ha llamado la Magna Grecia en todo el sur de la península, de restos romanos, bizantinos, españoles, durante el tiempo que estuvo bajo el control del Reino de Aragón.

Calabria


 

  1. Una historia que en cierta manera la abandonó y la convirtió en una de las regiones más pobres de Italia, una desde las que más personas emigraron, a Estados Unidos, a Argentina, a otras partes de Italia. Los pueblos vacíos y fantasmas a causa de la emigración u otras causas aparecen y desaparecen por toda su geografía, Borgo Antico di Africo, Pentedattilo, Panduri… aunque en los últimos años haya habido varias iniciativas de repoblamiento.

Vista del volcán Stromboli desde Calabria


 

  1. Los pueblos que han pasado por aquí han ido dejando su influencia en la comida y, en Calabria, si comes algo seguro que acabarás comiendo n’duja, un embutido de cerdo, especiado sobre todo con pimentón, algo picante, que se puede comer untada en pan o en pasta, que posee el honor de tener hasta un festival en su nombre y que recuerda en muchas cosas a la sobrasada mallorquina.

 

  1. Y también mucho peperoncino, los chiles se encuentran todas partes, de diferentes variedades y formas pero están siempre presentes. Los verás en los mercados, colgando en las tiendas de los pueblos, en muchas recetas de la zona hasta el punto de que su picante da nombre a platos como alla diavolo o al’inferno.

 

¿Y tú, conoces algo más sobre Calabria?


¿Dónde estás?

2 Discussions on
“Notas de 18 cosas que saber sobre Calabria”
  • Me ha encantado. fotos maravillosas. Me muero de ganas de ir. Ampliaré mi viaje a Sicilia con Calabria, sin duda. Por cierto, te recomiendo el cuento de El profesor y la sirena de Lampedusa. Los dioses siguen vivos en el Mediterráneo siciliano y cabarés, me temo. Si no, tanta belleza no sería posible. Un beso

Leave A Comment

Your email address will not be published.