Notas sobre cómo beber té como un inglés

Ahora mismo no se me ocurre nada más inglés que beber té.

Es verdad que en los últimos años en lugares, como por ejemplo Londres, el avance del café es imparable, pero todavía sigue ganando claramente el primero por goleada.

Pero, ¿cómo bebe té un inglés? ¿Lo hace de la misma manera que podría beberme yo un té en España o según cualquier otra de las otras formas que nos podemos encontrar por el mundo, como por ejemplo China o Japón? No. Lo hace de una manera completamente diferente, para eso son ingleses y no huyen nunca de un cierto punto de excentricidad.


El té aquí es una cosa muy seria. Es un hábito social pero también algo que roza la adicción, una costumbre que fue introducida en el siglo XVIII y que se popularizó entre todas las clases sociales durante el XIX.

Si bien la forma en que lo venden los hoteles o restaurantes más caros, acompañado con sándwiches y dulces es una de las formas más refinadas y tradicionales de tomarlo, hay que pensar que en realidad el té es como si fuese el café en España y mucha gente llega a tomarse hasta cinco o seis tazas al día.

Es tan importante que incluso existe el llamado Consejo del Té (Tea Council) que afirma que los británicos pueden llegar a beber unas 165 millones de tazas de té por día, lo que casi hace unos dos kilos y medio anuales por persona.



Qué hay que saber

Lo primero que hay que saber es que para un inglés no sirve cualquier té, el ideal es el llamado English Breakfast Tea, el que se toma como desayuno y que es, en definitiva, té negro y un tanto amargo generalmente procedente de la India o Sri Lanka. Se le llama también coloquialmente “builder’s tea” o “el té de los obreros” porque es barato y es el que generalmente bebe todo el mundo. Las demás variedades como el té verde, el rojo, Earl Grey, o el también té negro chino Lapsang Souchong no dejan de ser tés pero, para un inglés, no son lo mismo.

Además, no esperes las típicas bolsitas con la etiqueta que se deja fuera de la taza porque aquí va siempre en bolsitas triangulares (se supone que ayudan a dejar espacio entre las hojas para que puedan respirar) sin etiquetas ni nada y se meten directamente en la taza.

Ninguna casa británica puede vivir sin la tetera para hervir el agua porque otro punto importante para el perfecto té inglés es que el agua debe hervirse previamente, no es suficiente con calentarla.

Pero eso no es todo. Para que sea té tomado como lo toman aquí, tiene que llevar un poquito de leche o limón, aunque creo que la mayoría lo toma con leche fría, calentar la leche cambiaría el sabor. La pregunta de si se debe añadir la leche al final o al principio de la preparación, creo que se lleva debatiendo desde que el té se popularizó y muchas veces incluso se relaciona con la clase social de la que se proviene.

Inglaterra tampoco se puede entender sin sus clases sociales y, según dicen, el poner la leche después se relacionaba tradicionalmente con las clases más altas que eran las que solían tener mejores vajillas para resistir los cambios de temperatura.

Al final, el té es como todo. Existen unas reglas básicas a seguir pero cada uno lo adapta a sus propios gustos.


George Orwell y el té

George Orwell, en un artículo que envió al Evening Standard en 1946 sobre cómo preparar la perfecta taza de té, consideraba el té  como una de las cosas más curiosas de la mentalidad de los británicos.

Lo veía como uno de los signos más altos de civilización de su país porque, para un inglés, preparar una taza de té significa relajarse y calmarse ante los problemas de la vida diaria, en un país en el que perder los nervios está siempre mal visto. Pero, por otro lado, también entendía perfectamente las discusiones y disputas que levantaba y aún levanta su preparación, como si en relación a eso la pérdida de la flema británica estuviese justificada.


 

No sé a vosotros pero, a mí, ¡me acaban de entrar unas ganas enormes de tomar una taza de té!

 

20 Discussions on
“Notas sobre cómo beber té como un inglés”
  • Muy interesante este post. Gracias a mis viajes he aprendido a amar el té y lo he ido introduciendo en mi vida. En estos momentos también me han entrado ganas de prepararme un té. … allá voy!

    Un abrazo

    • Jaja, a mi también me ha ocurrido lo mismo y he aprendido a apreciarlo… Muchas gracias, me alegro de que te haya parecido interesante.

  • Pingback: Bitacoras.com
    • Gracias Sonia! Pues muchos de los grandes hoteles son siempre una buena opción pero también un sitio que está muy bien es Bea’s of Bloomsbury, no está muy lejos del Museo Británico y creo que tienen otro cerca de la catedral de San Pablo…

  • Bueno, ante todo decir Elena que no sé ni cuánto tiempo llevo con este post guardado en los favoritos para comentarlo. Por fin lo hago.

    Me ha gustado muchísimo aunque yo he de reconocer que pasados los años, habiendo vivido en varios lugares donde el té es el rey, sigo prefiriendo el café. Un espresso no es señal de relajación ni de saber hacer, pero sigue dándome más de lo que le pido. 😉

    Una vez dicho esto, en mi año en el Reino Unido he tenido la suerte de poder ver la relevancia del té, de la “cuppa” que comentas, y aunque yo si no va acompañado de toda la parafernalia del cream tea sigo acogiéndome a mi Moka Bialetti y su aroma por las mañanas; le he pillado hasta el gustito.

    Un saludo. 🙂
    Víctor (Vivir Europa) ha publicado recientemente..Viajar a Ryde, la puerta a la Isla de Wight

  • Hola, nos conocimos ayer y tuve la fortuna de usar tu cámara para tomar las fotos del evento y de conocerte en persona y no de una forma 2.0 también. Espero que hayan salido decentes 🙂
    Me encantó este post viejo y lo usaré de link para evitar una conversación ¡que se ha vuelto muy reiterativa ultimamente!
    No conocía el artículo de Orwell sobre el té. Lo que sí sé es que, generalmente, el English breakfast va mejor con leche mientras que el Earl Grey va mejor con limón. Pero, como dices tú, va en gustos.
    Buena semana

  • La ceremonia del te de las 5 ya casi no existe en mis tierras…para hace un buen te se debe hacer de la siguiente manera.
    Hervir agua con la jarra electrica, usar bags en un jarro blanco no en taza con plato.
    poner agua hirviendo en el jarro, revolver con cuchara y dejar reposar todo esto no mas de 1 minuto, agregar un poco de leche y revolver hasta conseguir un color naranja oscuro, azucar opcional.
    Simple y sencillo la ceremonia del te es hermosa pero aqui se utiliza para casos muy puntuales ya hemos perdido casi este ritual.
    Saludos
    Damien

    • Hola Damien y gracias por comentar. Sí, la ceremonia del té es sobre todo algo que se ofrece en hoteles o en pastelerías, en el día a día es algo mucho más simple. Un saludo

  • El artículo me parece interesante. Ahora bien, estoy en desacuerdo con algo que he leído en algún artículo que dice que las clases altas toman en té sin azúcar y las bajas con mucho azúcar. La mayoría de los aristócratas ingleses (de los más rancios) endulzan el té con azúcar, especialmente en terrones o en pilones.

    Por otra parte, tengo entendido que para preparar un excelente té es totalmente inadmisible el uso de té en bolsitas o saquitos, sean triangulares, cuadrados o rectangulares. Los mejores tés vienen en hojas sueltas y en cajas de hojalata litografiadas; tés obviamente de China pero envasados en Inglaterra. El uso del saquito es como medida de emergencia o cuando de momento no se ha podido conseguir el té suelto y nada más. ¡Un cordial saludo!

Leave A Comment

Your email address will not be published.