Notas desde unos campos de lavanda

Siempre he relacionado la lavanda con climas más cálidos, con lugares más secos, con países siempre más hacia el sur que el Reino Unido, con el sur de Francia, la Provenza, en la que no he estado nunca y que siempre he querido fotografiar.

Pero este año, desde finales de junio, me fueron apareciendo imágenes y artículos sobre campos de lavanda en el Reino Unido prácticamente en todas partes y todos los días. Lo que más sorprendida me dejó es que una de las plantaciones orgánicas más grandes del país, la Mayfield Lavender Farm, se encuentra en el sur de Londres, en los límites de la ciudad con Surrey, y no demasiado lejos de mi casa.

Después de tanto soñar con la Provenza francesa, tenía unos campos de lavanda a muy pocos kilómetros de donde estaba.


Mayfield Lavender Farm en Londres Campos de lavanda en el sur de Londres lavanda en el sur de londres


La zona en que se encuentra Mayfield Farm es Carshalton y en este lugar, junto a otros como Mitcham, Wallington, Croydon o Sutton, que hoy conforman los barrios del sur de Londres, se puede encontrar una conexión con el cultivo de lavanda que data del siglo XVI.

Así que, lo que ha hecho la plantación, es recuperar parte de la historia y del paisaje que existió durante esa zona durante años.

Llegamos por la carretera y, nada más entrar, ya se ven las líneas de flores de color violeta que suben y bajan por unas pequeñas laderas. No es un campo inmenso pero sí que es más grande de lo que me imaginaba. No somos los únicos, supongo que la cantidad de imágenes que la gente ha ido compartiendo de ellos ha hecho que cada vez el lugar sea más popular.


Mayfield Lavender Farm, Londres Mayfield Lavender Farm, London Campos de lavanda en el sur de Londres Campos de lavanda en Inglaterra Mayfield Lavender Farm, Londres


La lavanda fue introducida en Inglaterra por los romanos, quienes ya la utilizaban para aceites o para cocinar. Después, en la edad media, los monasterios la cultivaban por sus propiedades medicinales y, poco a poco, se fue plantando también en los jardines de las grandes mansiones de la aristocracia. La nobleza la usaba para colonias, conservas e incluso para té.

En Londres, la lavanda fue clave durante las epidemias de peste ya que se pensaba que era purificadora y protegía de la infección.

Tan popular llegó a ser que, como ocurrió con otros muchos productos, llegó un momento en el que se convirtió en negocio, y nacieron granjas y plantaciones dedicadas exclusivamente a su comercialización.

Su momento álgido fue en la época victoriana, entonces desde la reina Victoria a todas aquellas mujeres que se considerasen unas damas debían usarla. Fue cuando aparecieron los jabones de lavanda, las cremas, las colonias, incluso las pomadas para el cabello de los hombres.

La lavanda, tanto la que en pequeños ramitos vendían las floristas ambulantes como la que se convertía en otro tipo de productos, llegaba siempre de Surrey, de los mismos lugares en donde, aunque en mucha menor cantidad, la encontramos hoy.

Y si no encontramos tantos campos como en el pasado se debe a que, a principios del siglo XX, pasó un poco de moda y comenzó a estar demasiado relacionada con aquellas señoronas victorianas que le habían dado prestigio.

Pero también a que todas esas tierras que había ocupado durante siglos se iban acercando cada vez más a la ciudad, allí la tierra se revalorizó y el negocio empezó a no ser ya tan provechoso.


Lavanda en Londres Campos de lavanda comprar lavanda


De ese pasado a veces lo único que queda son los nombres de algunas calles que siguen manteniendo esa conexión con la lavanda: Lavender Walk, Lavender Park, Lavender Avenue, Lavender Hill, Lavender Sweep,… y lugares como Mayfield Lavender Farm.


 ¿Dónde estás?

6 Discussions on
“Notas desde unos campos de lavanda”

Leave A Comment

Your email address will not be published.