Notas desde los templos megalíticos de Malta

Ggantija, Hagar Qim, Tarxien, Mnajdra, Ta’Hagrat, Skorba. Las islas de Malta y Gozo son ricas en construcciones megalíticas, en templos que datan de la Edad del Bronce y que se encuentran entre las más antiguas construcciones del mundo, más antiguas incluso que Stonehenge. Nosotros pudimos visitar los dos primeros, pero aún nos quedan muchos otros que descubrir en espera de poder acercarnos en otro momento al archipiélago.

No recuerdo cómo llegamos a los templos de Ggantija en la isla de Gozo, supongo que lo haríamos en autobús desde Xlendi, donde pasamos algunas noches, pero a veces la memoria me juega malas pasadas y sólo recuerdo el momento en el que pasamos por debajo del dintel de la entrada y comenzamos un viaje a hace más de cinco mil quinientos años.



Frente a nosotros una mujer explicaba con detalle los significados simbólicos de los trazos en las piedras a una pareja que no parecía demasiado interesada bajo el sol ardiente del mes de julio. Esos símbolos se supone que están relacionados con el culto a la fertilidad que se llevaba a cabo en el templo, un templo que según algunas teorías se encontraría dedicado a la Diosa Tierra y explicaría el por qué sus salas y su estructura general tienen una forma redondeada. Se dice también que allí existió un oráculo al que llegaban gentes provenientes de toda la isla, de la isla vecina de Malta, e incluso de Sicilia y del norte de África.



Los templos de Ggantija son en realidad dos templos diferentes que parecen, en realidad, solo uno. Los habitantes de la isla los llamaron templos de Ggantija porque pensaron que su construcción sólo podía ser obra de gigantes, probablemente la forma más fácil de explicar cómo han llegado esas enormes piedras hasta allí.

Habíamos estado unos días antes, en ruta por la isla de Malta, en el templo de Hagar Qim, en el sur. El monumento se alza en una colina que domina el mar y bajo la cual se puede adivinar la línea de la playa mientras la vista se pierde en el islote de Filfla situado a lo lejos.



Hagar Quin significa “piedras erguidas” y fue excavado por primera vez en 1839, allí se encuentran el megalito más grande del archipiélago maltés, que pesa unas veinte toneladas.

Como los templos de Ggantija, fue también el centro de un oráculo y lugar de sacrificios animales, algunos de cuyos restos han sido encontrados por los arqueólogos y de los que aún pueden encontrarse los vestigios inmóviles de algunos altares. También perteneció a un complejo más amplio junto al templo de Mnajdra, un poco más abajo, como prueba el muro de piedras que se cierra alrededor de ambas construcciones.



Al igual que en Stonhenge, me cuesta imaginar el sentido de estos templos en los que los milenios ponen demasiada distancia entre las intenciones de esas primeras personas que poblaron Europa y mi propia realidad. Lo único que puedo comprender es que, al mirar alrededor, al encontrarme en esas colinas que dominan gran parte del paisaje de los alrededores, el sentido de lo sagrado y de la cercanía a algo divino casi se hace inevitable.

7 Discussions on
“Notas desde los templos megalíticos de Malta”
  • Me causó gracia lo de que los antiguos habitantes pensaran que habia sido construido por gigantes! Por lo menos no pensaron que habia sido obra de extraterrestres, eso hubiera estado bien de moda hoy!
    Cosntrucciones y obras sin duda maravillosas. No conocia el lugar, gracias por el pantallazo.

  • Bueno , lo de los gigantes, y cìclopes està presente en las leyendas de la Isla, y en las misma obras de Platòn, según pude saber por investigadores que se encargaron de estudiar a fondo el tema.

  • Según parece hubo muchas civilizaciones avanzadas antes de nosotros y hace muchos miles de años,. Ejemplo de ello son las Cuevas de Chauvet en Francia donde se hallaron hermosísimas pinturas rupestres de hace 36.000 años, estas esculturas de Malta que llegan a tener 25.000 de antiguedad , Tiahuanaco y Puma Punko en Bolivia con esculturas megalítcas, o lo que quedó de ellas que datan de entre 17.000 a 24.000 años y cuya tecnologìa para construirlas aùn hoy no la tenemos, Qué podemos opinar si nuestro escueto conocimiento de la historia del hombre asciende a solo unos pocos 5.000 años

Leave A Comment

Your email address will not be published.