Notas desde la ciudad libre de Christiania

Dentro de Copenhague existe otra ciudad, un lugar independiente que se rige por unas normas completamente diferentes y que recomiendan visitar pero sin fotografiar demasiado.

Por eso las únicas fotos que veréis en este artículo serán las de la entrada, la entrada a la ciudad libre de Christiania.

 

Es un recinto de unas 34 hectáreas contenido por un muro en el que viven casi novecientas personas y que, aunque con el tiempo ha habido un tira y afloja con las autoridades de Copenhague, sigue encontrándose fuera de la jurisdicción del gobierno local de la ciudad.

 

Christiania nació a principios de los años setenta en una zona militar abandonada del barrio de Christianshavn, a su alrededor todavía se pueden ver los restos de los bastiones edificados en el siglo XVII. Es un lugar que sigue siendo muy céntrico y al que se llega fácilmente a pie.

La gente empezó a trasladarse hasta allí y a ocupar los edificios abandonados que habían sido antes utilizados por el ejército, dicen que como protesta por los precios que estaban alcanzando las casas en la ciudad.


Christiania, Copenhague


Pero desde el principio, en esa nueva pequeña ciudad dentro de la capital danesa, se tuvo la intención de fundar una especie de ciudad utópica, un lugar en el que se podía experimentar y crear una comunidad con valores distintos, que respondiese a unas reglas diferentes de las que existían en el exterior. Con ese mismo espíritu se ha mantenido durante más de cuarenta años, o eso puede parecer.

Las reglas han persistido hasta hoy, se recuerdan en muchos de los carteles con los que te encuentras nada más entrar: el no llevar armas, el que no se permita la entrada de vehículos a motor, el que se condene cualquier forma de violencia, la prohibición del consumo y comercialización de drogas duras…

Creció con la intención de que todos y cada uno de sus miembros fueran también responsables del bienestar de los demás, así que aquellos que transgreden dichas normas son expulsados.

 

En Christiania, todo se debe someter a consenso. La expulsión de aquellos que incumplen las normas, la aceptación de quienes quieran unirse a la comunidad, el reparto de las viviendas disponibles.

La cuestión de la propiedad siempre ha sido uno de los aspectos clave de la ciudad libre, sus mismos orígenes estaban fundamentados en la idea de la ausencia de propiedad privada aunque, en teoría, el terreno que ocupa no ha dejado de pertenecer al ministerio de defensa danés durante todo este tiempo.

Las negociaciones respecto a ese tema han sido constantes, y no siempre fáciles, desde prácticamente el principio. Después de desavenencias y constantes disputas, se estableció que a partir del año 2011 sus habitantes irían comprando, a partir de un fondo comunitario y a precios más bajos que los del mercado inmobiliario, los terrenos en los que se asienta.

Otro de sus aspectos clave era también su completa autosuficiencia, pero también desde hace algunos años la comunidad utiliza la electricidad y el agua que provee el gobierno.


Christiania, CopenhagueChristiania, Copenhague


La razón por la que recomiendan no hacer demasiadas fotos es porque toda la zona es un conocido lugar de tráfico de drogas blandas, te puedes meter en algún que otro lío si fotografías a la gente que vive de ello.

La verdad es que parece que todo ese tráfico se concentre sólo en Pusher Street, mientras que en el resto es como si no sucediese mucho.

Hay un lago, edificios ocupados y otros con formas curiosas, también hay muchos murales. Pero no uso la cámara y hay también una ventaja en dejar de hacer fotografías y es que me puedo concentrar completamente en lo que veo, en los detalles.

El no tener demasiadas imágenes quizás sea una de las razones que ha hecho aumentar el interés de todos por conocer qué hay allí dentro, de hecho Christiania es ahora una de las principales atracciones turísticas de Copenhague.

Así que parece que, desde principios de los años setenta, las cosas han cambiado bastante en Christiania.


 ¿Dónde estás?

2 Discussions on
“Notas desde la ciudad libre de Christiania”
  • Fijate que me has provocado sentimientos claramente encontrados. atractiva a primera vista la visita y el aspecto. Cuando entras en detalle…como no sé si estaría muy de acuerdo con lo que dentro de la pequeña ciudad MANDA…ja ja a lo mejor preferiría no entrar.
    Tengo que meditarlo ja ja En cualquier caso….genial como siempre conocerla por ti. Un beso

Leave A Comment

Your email address will not be published.