Notas desde el Dickens Museum

Con la celebración del doscientos aniversario del nacimiento de Charles Dickens un 7 de febrero, Londres se está volcando en la figura del escritor que mejor supo representar la ciudad del siglo XIX. Conferencias, películas, exposiciones, festivales, obras de teatro,… multitud de eventos para conmemorar el trabajo de una figura que, aunque no nació en la ciudad, lo hizo en Portsmouth, representó como nadie los cambios y desigualdades que se estaban produciendo en la capital británica.

Uno de los mejores lugares que visitar si se está interesado en la vida y obra de Dickens, sigue siendo el Museo Charles Dickens situado en la zona de Bloomsbury, zona de tantas otras conexiones literarias.

En el número 48 de Doughty Street, en una de las casas en las que el escritor vivió, en concreto de 1837 a 1839, año en el que se trasladaría a otra residencia mayor al haber ido aumentando su familia, se pueden encontrar todo tipo de objetos relacionados con la biografía y el trabajo del prolífico escritor. En esa misma casa, además,  escribió algunas de sus novelas favoritas como Oliver Twist y Nicholas Nickleby.

 

 

El edificio es típicamente victoriano, con su entrada de azulejos con detalles geométricos en blanco y negro, una estructura estrecha que se levanta sobre algunos pisos y un pequeño jardín en la parte trasera en el que la gente lee tranquilamente cuando el tiempo lo permite.

 

En el interior, según los folletos y la página en Internet, se encuentran unos cien mil objetos. Pinturas, fotografías, ediciones importantes de sus obras, manuscritos, muebles y otra gran cantidad de objetos que mantienen viva la figura del escritor. En la planta baja de la casa aún se pueden encontrar las cocinas y la bodega en el mismo estado en el que estaban en tiempos de Dickens.

 

Es difícil hablar aquí de todas las cosas que se pueden encontrar en el interior. No he leído tantas novelas de Dickens pero, en el museo se pueden encontrar objetos interesantes relacionados con los tres libros que conozco mejor: Cuento de Navidad, Oliver Twist y Los papeles póstumos del club Pickwik.

 

Un de los objetos más extraños del museo quizás sea el marco de una ventana de la casa en la que el escritor vivió de pequeño, justo después de que su familia se trasladase a Londres. La casa se encontraba en Camden, en Bayham Street, en una zona que por aquel entonces era una de las áreas más pobres de la ciudad. Lo que allí vivió: las deudas de su padre y su encarcelamiento, los problemas económicos en el hogar y el duro trabajo en una fabrica de betún para sustentar a su familia, serían la base de muchas de sus obras pero, sobre todo, la base sobre la que Dickens crearía  a la familia Cratchit de Cuento de Navidad.


Sin duda, el museo es el mejor lugar que visitar si se desea conocer algo más del gran escritor inglés en este año de conmemoraciones.

1 Discussion on “Notas desde el Dickens Museum”

Leave A Comment

Your email address will not be published.