Notas de Londres en 20 lugares literarios

Londres es una ciudad en la que la literatura, presente y pasada, se puede encontrar en cualquier rincón, por cualquier barrio. En ella han vivido escritores importantes, en ella se han ambientado novelas que han pasado a nuestro inventario cultural, por sus calles han paseado personajes con los que muchos hemos pasado algunas horas de nuestra vida.

 

Aquí he incluido 20 lugares relacionados con la literatura aunque hay muchos más, la lista podría ser infinita.

 

1. La casa museo de Charles Dickens en el número 48 de Doughty Street

Aunque Dickens vivió, desde que su familia se trasladó a Londres desde Portsmouth, en varios lugares diferentes de la ciudad y aquí sólo lo hizo desde 1837 a 1839, en esta casa escribió dos de sus libros preferidos: Oliver Twist y Nicholas Nickleby. En un barrio ya literario de por sí, Bloomsbury, la casa refleja la vida de una familia acomodada en la época victoriana, eran los primeros años de su carrera literaria y en el museo podemos encontrar manuscritos, cartas, cientos de objetos pertenecientes a la familia y primeras ediciones de sus novelas.


Casa de Charles Dickens en Londres


2. La librería Hatchards en el número 187 de Piccadilly

La librería más antigua de Londres se abrió en 1797 y, aunque éste no es su emplazamiento original, estuvo desde el principio en la misma calle. Lo mejor de Hatchards es que no sólo es antigua sino que ha mantenido su apariencia original, escaleras de caracol de madera, suelos enmoquetados, chimeneas y cinco pisos de estanterías atestadas de libros, en las que se puede encontrar de todo. Son proveedores de la casa real y entre sus clientes se han encontrado políticos y muchos escritores. La misma Clarissa Dalloway, el personaje de Virginia Woolf, se para frente a su escaparate en su paseo por la ciudad.

 

3. La Biblioteca Británica en el 96 de Euston Road

En la Biblioteca Británica se guardan todos aquellos libros publicados en el Reino Unido y también muchos otros extranjeros pero distribuidos por el país. Creada en 1753, ocupó primero la gran Reading Room del Museo Británico pero, en 1997, se trasladó al edificio actual. Guarda alrededor de 170 millones de ejemplares, de libros pero también manuscritos, revistas, videos, mapas, dibujos o grabaciones. Las exposiciones que organizan, muchas relacionadas con el mundo de la literatura, siempre valen la pena.


Biblioteca Británica


4. El museo de Sherlock Holmes en Baker Street

Siguiendo la silueta a la salida del metro de Baker Street del que es uno de los personajes de ficción más famosos de la literatura, Sherlock Holmes te lleva al 221b de Baker Street aunque, en realidad, la casa en la que está el museo se halla entre los números 237 y 241. Recrea el apartamento en el que, según Sir Arthur Conan Doyle, vivieron Holmes y el Dr. Watson desde 1881 a 1904, y se encuentra lleno de muebles de la época, de objetos y papeles relacionados con los casos del famoso detective.

5. The Fitzroy Tavern en el número 16 de Charlotte Street

Pocas excusas hacen falta para entrar en este pub de la zona a la que él mismo dio el nombre, Fitzrovia, pero que además fue, durante las décadas que van desde los años veinte hasta mediados de los cincuenta, uno de los lugares preferidos por la bohemia londinense. El poeta Dylan Thomas y George Orwell, que trabajaban para la cercana BBC, pasaron muchos momentos allí frente a una o varias pintas, aún cuelgan sus fotografías de las paredes.

4. El barrio de Bloomsbury

Uno de los barrios con más pasado literario de la ciudad. Su reputación de ser una zona de intelectuales comenzó cuando se alzó allí el Museo Británico en 1750, más tarde se llenó también de instituciones universitarias y, a principios del siglo XX, se asentaron en este barrio de plazoletas ajardinadas, los miembros del llamado grupo de Bloomsbury: el matrimonio Woolf, Lytton Strachey, John Maynard Keynes, etc. aunque muchas de sus casas desaparecieron con los bombardeos de la segunda guerra mundial.

Bloomsbury también fue el lugar donde abrieron muchas de las grandes editoriales inglesas aunque, ahora, con los altos precios de alquiler, se han trasladado a otras zonas. Por el contrario, el barrio sigue estando aún lleno de librerías.


Virginia Woolf en Tavistock Square


7. La escultura “Conversación con Oscar Wilde” en Adelaide Street

Aunque Oscar Wilde era irlandés la ciudad de Londres, a la que llegó en 1789, se encuentra completamente relacionada con su trayectoria. Podemos encontrar muchos lugares relacionados con él, como la casa en la que vivió en Chelsea, el Café Royal, el hotel Savoy, o la habitación número 118 del hotel Cadogan en la que fue arrestado. Pero esta escultura rinde homenaje a su conexión con la ciudad y tiene grabada una de sus frases más famosas:

Todos estamos en el fango, pero algunos miramos las estrellas.


Una conversación con Oscar Wilde


8. El teatro The Globe en el Bankside

Si buscamos las huellas de William Shakespeare en Londres, el teatro el Globo es fundamental. El original fue demolido en 1644 pero, a finales del siglo XX, el estadounidense Sam Wanamaker decidió construir una copia también en madera en el mismo lugar, la orilla sur del Támesis, esa zona que en época de Shakespeare se encontraba fuera de las murallas y era todo menos respetable.

Muchas de sus obras se pueden ver, aunque de pie y sin la protección de techo, por cinco libras.


The Globe, Londres


9. El pub George Inn en el número 77 de Borough High Street

Este pub es el lugar perfecto para tomarse una pinta en honor a algunos de sus parroquianos literarios, entre ellos Shakespeare o Dickens, quien lo menciona en su novela Little Dorritt. Dicen que lleva en pie desde el siglo XVI y tiene el honor de ser el último superviviente de las antiguas posadas con galerías y balcones de madera, que dieron origen a los primeros teatros y que desaparecieron prácticamente todas durante la segunda guerra mundial.

10. Las librerías de Charing Cross

Hubo una época en la que la calle Charing Cross estaba llena de librerías, generales, de segunda mano, de libros antiguos,… En el número 84 se encontraba la librería Marks & Co que inspiró la novela 84, Charing Cross Road de Helen Hanff. Hoy muchas han desaparecido, con la subida de los precios de los alquileres, mantenerlas abiertas se hacía insostenible pero aún quedan algunas como la legendaria Foyles, que abrió hace unos cien años, o Quinto Bookshop, en la que se encuentran verdaderas rarezas.


Librerías de Charing Cross


11. El andén de Harry Potter en la estación de King’s Cross

En esta estación del norte de Londres se encuentra el andén secreto en el que Harry Potter comienza su viaje a bordo del expreso de Hogwarts y que, en teoría, debería estar situado entre el andén número 9 y el 10. En realidad los andenes no están juntos sino uno frente al otro, la autora de los libros, J.K. Rowling, ha confesado que confundió la estación de King’s Cross con la de Euston, que no está muy lejos.

También no hace mucho se ha abierto una tienda al lado en la que se puede comprar cualquier recuerdo relacionado con la saga.

 

12. La estatua de Peter Pan en los Jardines de Kensington

Un poco escondida en Kensington Gardens, justo frente a orilla oeste del lago, se encuentra la estatua del que es uno de los personajes más famosos de la literatura para niños, Peter Pan está de pie sobre una roca por la que trepan también conejos, ardillas y hadas. Su autor, J.M. Barrie, quien vivió muy cerca del parque y se inspiró también en él para sus historias, la encargó en 1902 aunque al final se construiría unos diez años después.

 

13. El paseo de Cheyne Walk en Chelsea

Cheyne Walk es una de las calles más famosas de Chelsea, desde el siglo XVIII se construyeron en ella grandes mansiones con vistas al río y ha atraído desde entonces a muchos famosos, entre ellos bastantes escritores, sólo hace falta pasear por ella e ir leyendo las placas azules que conmemoran a las personas que han vivido en ella. Bram Stoker, Dante Gabriel Rossetti, George Eliot o Elizabeth GasKell, quien nació en el número 93.


La casa de George Eliot en Cheyne Walk


 14. La Reading Room del Museo Británico

Situada en el centro de la Great Court del museo, en la actualidad está cerrada al público. Fue levantada en 1857 y en seguida se convirtió en uno de los grandes centros en Londres para el conocimiento y el aprendizaje. Con su planta circular y sus muros llenos de estanterías cumplió la función que ahora tiene la Biblioteca Británica, hasta que sus fondos fueron trasladados a ésta en 1997. Entre aquellos que en algún momento consultaron sus libros están Karl Marx, Bram Stoker o Sir Arthur Conan Doyle.

 

15. El cementerio de Highgate

Son muchas las conexiones literarias de los siete grandes cementerios victorianos de Londres, en el de Highgate, en el norte de la ciudad, de entre las 50.000 tumbas que contiene hay algunas de escritores notables. George Eliot, Douglas Adams o Radclyffe Hall, cuya obra fue acusada de obscena a principios del siglo XX por su temática lésbica.


Tumba en el cementerio de Highgate


16. The Tabard, la taberna de los cuentos de Canterbury en Talbord Yard

The Tabard Inn, por desgracia, ya no existe, lo único que encontramos de ella ahora es una placa conmemorativa. Pero este pub, construido en el siglo XIII en la zona de Southwark que unía Londres con los caminos hacia Canterbury y Dover, era uno de los lugares desde los que comenzaban las peregrinaciones hacia la ciudad de Santo Tomás Becket. Allí se encuentran los peregrinos de la obra de Geoffrey Chaucer Los cuentos de Canterbury.

 

17. La casa del Dr. Johnson en el número 17 de Gough Square

La casa del escritor y creador del primer diccionario en inglés Samuel Johnson, es un lugar para comprender más al hombre y también a la sociedad del siglo XVIII. Escondida en las callejuelas que mantienen un trazado todavía medieval en el lado norte de Fleet Street, ha albergado desde entonces un hotel, una editorial, o un almacén, hasta que en 1914 fue abierta al público por su entonces propietario.


Estatua del Dr. Johnson


18. La casa de Keats en Keats Grove, en Hampstead

Escondida en el ambiente un poco rural que todavía guarda la zona de Hampstead, se encuentra la casa en la que el poeta romántico John Keats vivió desde diciembre de 1818 hasta septiembre de 1820, cuando enfermo de tuberculosis se trasladó a Roma en busca de un clima más cálido. El tiempo que pasó en ella coincide, dicen, con uno de sus períodos más fértiles, sobre todo allí se enamoró y prometió con su vecina, Fanny Brawne.


La casa de Keats en Hampstead


19. El pub Ye Olde Cheshire Cheese en Fleet Street

El pub se reconstruyó tras el incendio de 1666 pero se han encontrado pruebas de que se encontraba ya en este lugar desde 1538. Entrar en él es toda una experiencia, cubierto de paneles de madera oscura, del ambiente de las chimeneas encendidas en invierno, y de salas algo laberínticas que hacen que sea más grande de lo que parece, sus mesas han visto pasar por ellas a Dickens, a Chesterton, a Mark Twain, a Conan Doyle, al Dr. Johnson que vivía tan cerca, a Yeats que creó una sociedad poética que se reunía en él, pero también ha sido protagonista en algunas novelas como en Historia de dos ciudades.


Ye Olde Cheshire Cheese


20. Poet’s Corner en la abadía de Westminster

El primer escritor enterrado en el transepto sur de la abadía de Westminster fue Geoffrey Chaucer en 1400, el acto sembró precedente y esa zona de la iglesia se convirtió en el lugar en el que honrar a los grandes escritores, poetas y hombres de teatro británicos. Algunos han sido enterrados allí nada más morir, otros tardaron un tiempo, como Lord Byron cuyo cuerpo sólo fue trasladado hasta allí en 1969. A veces lo único que hay es un monumento conmemorativo, como en honor a Shakespeare, a las hermanas Brönte o a Jane Austen. Aquí descansan los poetas Robert Browning y Alfred Tennyson, Charles Dickens, Thomas Hardy, Samuel Johnson, Rudyard Kipling, o Sir Lawrence Olivier, entre otros.


 ¿Quieres recorrer esos lugares?

2 Discussions on
“Notas de Londres en 20 lugares literarios”

Leave A Comment

Your email address will not be published.